Cómo evaluar una ruta escolar de calidad

Tanto si estás buscando contratar un servicio para tu colegio como si estás preocupado por la ruta escolar de tus hijos, probablemente te interesa saber en qué debes fijarte para conocer los mínimos de un buen transporte escolar.

El área de los autocares suele ser algo desconocido para padres y profesionales de la educación, pero siempre es importante ser consciente de todo lo que abarca el día a día en las escuelas.

 

El buen transporte escolar sigue estos básicos

El conductor es un profesional

El conductor, junto con la empresa, deben respetar los tiempos de descanso. (Si quieres saber más sobre esto te lo explicamos aquí). Además de poseer todos los permisos y licencias en vigor, es imprescindible que cuente con el certificado de delitos de naturaleza sexual, el cual asegura que la persona no ha cometido ningún crimen de este tipo.

 

Con la ley en la mano (o en la guantera)

Para que un autocar pueda ejercer el servicio escolar debe cumplir con una serie de condiciones. Algunas de estas serían el tener una antigüedad de menos de 10 o 16 años (según requisitos), llevar la señalización de transporte escolar, tacógrafo, extintores o ventanas que no se abran más del tercio superior de las mismas.

La licencia para poder realizar una ruta escolar ya contempla todas estas exigencias, pero nunca está de más tenerlo en cuenta.

 

El monitor o responsable de la ruta escolar

Según el Real Decreto 443/2001, de 27 de abril, “Será obligatoria la presencia a bordo del vehículo durante la realización del transporte de, al menos, una persona mayor de edad idónea, distinta del conductor, acreditada por la entidad organizadora del servicio”.

La obligatoriedad del monitor está condicionada a ciertas particularidades como que sea una ruta de educación especial o que al menos, el 50% de los viajeros sean menores de doce años, entre otras.

En cualquier caso, esta figura no solo es importante en su propósito de seguridad, sino que ayuda a amenizar el viaje, a establecer límites y a facilitar al conductor una mayor concentración en el recorrido.

 

La seguridad y cuidado del autocar

En el transporte escolar la seguridad se vigila de forma minuciosa. El cuidado que la empresa hace del autocar condiciona su funcionamiento y su seguridad, y aunque como ya hemos visto existe un número de años de antigüedad máximos para circular en este tipo de servicios, hay una gran diferencia entre dos vehículos con los mismos años pero mejor o peor tratados.

Los vehículos bien tratados pueden ofrecer incluso mayores garantías de seguridad que uno que cumpla con la antigüedad pero haya tenido una corta y mala vida. Esto es algo que no se observa a simple vista, por eso hay que ser muy meticuloso a la hora de elegir una buena empresa de transporte.

 

Comunicación activa entre colegio y empresa

La relación entre el colegio y la empresa debe ser fluida y directa, de esta manera se asegura una mejor información y flexibilidad a la hora de afrontar cambios de última hora, días de atascos interminables, nuevas paradas etc.

Como en cualquier aspecto de la vida cotidiana una buena comunicación no solo es la base de la coordinación sino que es la mejor herramienta para prever cualquier problema o malentendido.

 

Seguimiento del menor

Hoy en día cada vez es más común que existan herramientas digitales a través de las cuales los padres pueden seguir a tiempo real la situación de sus hijos. Esto sería un plus a la hora de elegir una buen transporte escolar.

Aunque algo más importante que eso es que la propia empresa pueda realizar este seguimiento y tener controlado en todo momento la situación de sus autocares.

 


Recomendaciones de la DGT

Aunque la responsabilidad de los adultos es algo evidente nunca está de más recordarle a los más pequeños que ellos también pueden formar parte ruta escolar responsable. La DGT indicó hace un tiempo algunos consejos sobre seguridad vial a los menores:

 

  1. No correr al llegar o al salir del vehículo, ya que no olvidemos que estas acciones se realizan cerca de una carretera y hay que ser precavidos.
  2. No pararse nunca detrás del autobús.
  3. Cruzar siempre al menos tres metros por delante del autocar. Esto sirve para cualquier tipo de vehículo con mucha altura, ya que el conductor, al estar tan elevado, no puede ver lo que hay justo debajo del mismo.
  4. Dentro del autocar, mantenerse sentado y con el cinturón puesto en caso de ser posible.
  5. Obedecer siempre tanto al monitor como al conductor.

 


VIP CAR cuida de los más pequeños

Como expertos en movilidad y transporte llevamos muchos años ofreciendo estos servicios. Seguimos estamos abiertos a colaborar con diferentes colegios y universidades de Madrid y alrededores.  Nos importa la calidad, ¿y a ti?

Si quieres ponerte en contacto con nosotros escríbenos a vipcar@vipcar.es o llama al 91 505 39 98.

#SubeySueña

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Call Now ButtonLLÁMANOS AL 902027434